Lo que aprendГ­ sobre mis aventuras con hombres casados & Porque un varГіn casado se fija en otra fГ©mina

No estoy segura sobre poder justificar mis relaciones con varones casados, No obstante vale la pena discutir lo que he aprendido de ellas. Nunca serГ­a la debate dentro de las esposas y no ha transpirado yo, pero me interesarГ­a escuchar su tema de vista. No, esta charla debe darse entre las esposas y no ha transpirado las maridos, cada aГ±o, como cuando llevas el auto familiar a trabajo y revisiГіn como la banda de rodamiento sobre las neumГЎticos de eludir accidentes.

Hace determinados aГ±os de vida, entretanto vivГ­a en Londres, salГ­ con varones casados en busca de compaГ±Г­a entretanto procesaba el duelo sobre mi flamante divorcio

Nunca busqué específicamente a hombres casados; cuando establecí una cuenta en Tinder y en OkCupid dije que estaba en busca de gente que querían ocurrir un buen momento sin ataduras. Diversos solteros me enviaron mensajes desplazándolo hacia el pelo salí con determinados de ellos… aunque también me llegaron mensajes de hombres casados.

Mi matrimonio durГі veintitrГ©s aГ±os de vida y ahora querГ­a sexo, no la trato seria. Es alguna cosa que puede complicarse, por motivo de que no continuamente serГ­В­a factible dominar las apegos emocionales cuando sobre por vГ­В­a Tenemos quГ­mica de el cuerpo, sin embargo supuse que el hecho sobre que esos hombres tuvieran esposas, hijos e hipotecas prevendrГ­a que las emociones se desbordaran. Estaba en lo considerado. Nunca se apegaron demasiado ni yo tampoco. SabГ­amos que no habrГ­a ninguna sobresalto.

ElegГ­a con precauciГіn. El varГіn no debГ­a quedar interesado en dejar a su esposa ni en comprometer sobre ninguna manera lo que habГ­an construido ellos juntos. En diversos casos los usuarios a las que conocГ­ estaban casados con hembras que tenГ­an un inconveniente facultativo o muchas discapacidad y debido a nunca podГ­an sostener relaciones sexuales, y no ha transpirado los esposos mantenГ­an su devociГіn.

Un amorГ­o, o las ansias de tenerlo, es el comienzo de una charla necesaria sobre el sexo y no ha transpirado la intimidad.

A lo largo de ese tiempo sobre mi vida, me puse en comunicaciГіn con la decena sobre hombres y me acostГ© con menos de la medio. Con las otras intercambiaba mensajes o charlaba, lo cual a veces resultaba en casi la misma intimidad.

Anteriormente sobre encontrarme con un hombre casado, le preguntaba: “Por qué estás realizando lo cual?”. Quería garantías de que cualquier lo que él deseaba era sexo.

Lo que me sorprendГ­a era que esos maridos nunca estaban buscando tener mГЎs sexo. Estaban buscando tener sexo, momento.

ConocГ­ a un varГіn cuya esposo habГ­a consentido sobre forma implГ­cita a grindr entrar que Г©l tuviera la enamorado por motivo de que la novia ya no estaba interesada en el sexo sobre el menor clase. Ambos, hasta evidente aspecto, obtenГ­an lo que necesitaban sin tener que abandonar lo que querГ­an. No obstante, todos las maridos que conocГ­ habrГ­an favorito tener sexo con las esposas. DesplazГЎndolo hacia el pelo, por alguna justificaciГіn, eso no estaba sucediendo.

Conozco lo que se notan permanecer falto ganas de tener sexo, No obstante igualmente sГ© lo que es sentir mГЎs deseo que mi pareja

Es mucho demandar acostarse con la misma cristiano durante mГЎs aГ±os sobre las que nuestros ancestros muchas vez esperaron vivir. Y Tenemos que estudiar que, en la menopausia, las hormonas de estas mujeres disminuyen sobre forma sГєbita.

A mis 49 aГ±os de vida, estaba al borde sobre esa Г©poca y me aterraba desperdiciar mi anhelo sexual. Las varones nunca pasan por este intercambio tan drГЎstico. AsГ­ que poseemos este trastorno, un contratiempo de el medida de un elefante, tan lento desplazГЎndolo hacia el pelo vergonzoso que casi nada podrГ­В­amos atesorar las fuerzas para hablar sobre ello.

QuizГЎ el fundamento por el que demasiadas esposas no quieren mГЎs sexo con las maridos es por motivo de que, con la perduraciГіn, las chicas anhelamos un clase de sexo diverso. Al menos eso querГ­a yo, y no ha transpirado fue lo que me llevГі a ese itinerario sobre encuentros ilГ­citos. DespuГ©s de al completo, la abundancia de hombres y hembras que poseen amorГ­os es casi la misma.

En caso de que leen la tarea sobre Esther Perel, autora de el ejemplar sobre actual publicación State of Affairs, aprenderán que, de demasiadas esposas, el sexo exteriormente de el matrimonio serí­a la forma en la cual rompen con ser las esposas y madres “responsables” que deben ser en hogar. El sexo adentro de el casamiento, Con El Fin De ellas, suele parecer una obligación. Un amorío resulta una aventura. Mientras tanto, las maridos con los que estuve nunca habrían tenido el menor impedimento con el sexo por obligación. La peripecia, Con El Fin De ellos, nunca era lo que los motivaba a cometer adulterio.